Outfits festivaleros

Combinar estética y comodidad con las altas temperaturas requiere de buenos tips.
Miles de dólares diarios en tratamientos de belleza o un auténtico ejército de estilistas que te retocan día y noche: así es el día a día de muchos artistas.

Que no te engañen, aquellas personas que van a los festivales de música con lo primero que pillan no son precisamente la mayoría. Y sí, estos eventos multitudinarios son una gran ocasión para sacar a pasear nuestros looks más atrevidos mientras disfrutamos de uno de los mayores placeres de la vida: la música en directo.

Pues bien, independientemente del estilo de música del festival, hay prendas que van con todo y que solo necesitan conjuntarse adecuadamente para darnos ese “rollo” que perseguimos:

Los shorts son, además de cómodos, la prenda estrella para combinar con un top en los festivales más trendy como el Primavera Sound, con una camiseta de tu grupo preferido para ambientes más viñarockeros, y con una camisa llamativa para las citas musicales más alternativas como el Warm Up.

Los brilli-brilli para la cara, aparentemente importados del Coachella, ya se han colado en los festivales de nuestro país tales como el Mad Cool, y en cualquier fiesta que se precie, y es que resultan llamativos a la par que divertidos. Además, están disponibles en modo fluorescente para los más despistados.

Los flecos nos encantan, pero con frecuencia, no terminamos de arriesgarnos. Es por eso que los festivales son una buena ocasión para aclimatarnos y afianzar esta prenda que puede marcar la diferencia entre un pantalón y una camiseta sin más, y un estilazo. Además, la cazadora de flecos puede ser de gran ayuda en las noches festivaleras del norte. Una buena ocasión para lucirlos puede ser el Azkena, una de las citas rockeras más destacadas del panorama nacional.

Los petos nos retrotraen a nuestra infancia al tiempo que nos permiten darlo todo sin preocuparnos de que se nos descoloque el modelito más de la cuenta. Clásico entre clásicos, se puede optar por el de tela vaquera o por algo más llamativo en tejidos ligeros y colores vivos. Nosotros apostamos por este básico para el BBF (Barcelona Beach Festival).

Los vestidos bohemios o “boho” son una buena opción para aquellas que quieran sacarle el mayor partido a las prendas del día a día. Este outfit sirve para ir a la oficina o a una cena y luego recalar directamente en el festival de moda. Combinado con unos botines o zapatillas de deporte, da como resultado un conjunto cómodo y muy versátil. Cita recomendada: FIB (Festival Internacional de Benicàssim).

Y, por supuesto, si el festival se celebra en la playa como el Rototom, los bikinis son un gran aliado para un outfit atrevido y a prueba de veranos asfixiantes. Por último, no olvides un sombrero o una gorra y la crema solar para no exponerte demasiado, y que nada arruine uno de los mejores planes de la que es, para muchos, la mejor estación del año.

Fotos: Google.com

close