Canciones que nunca debieron ser rechazadas

Repasamos algunos de los temas que fueron erróneamente descartados por artistas antes de ver la luz, y que supusieron un éxito para los que los hicieron finalmente suyos.

Todas las personas cometemos errores de los que puede que nos arrepintamos toda la vida, pero, ¿y si estos tuvieran nombre propio y saliesen a pasear con frecuencia a través de la música? Hoy os traemos algunos ejemplos de canciones que han acabado formando parte del repertorio de artistas como segundo plato, después de haber sido rechazadas.

Baby One More Time

Britney Spears tuvo la inmensa suerte de que Backstreet Boys rechazaran el que terminaría siendo uno de sus himnos. Obra de Max Martin, compositor y productor musical que lanzó al estrellato a los citados artistas, el hit alcanzó el Nº1 en EEUU y Canadá. Lo demás es historia de la música: más de 30 millones de copias vendidas a nivel mundial, y esta canción y el álbum al que da nombre lanzando al estrellato a la Princesa del Pop.

En esta ocasión fue Britney Spears quien no supo ver el potencial de un Nº1 como “Telephone”. Compuesta por Lady Gaga, acabó siendo lanzada por ella misma en colaboración con Beyoncé. Además de encabezar las listas de éxitos en varios países, esta canción llegó a cosechar más de siete millones de descargas digitales y hoy cuenta con 428 M de visualizaciones en Youtube.

I Don't Want to Miss a Thing

¿Qué tienen en común Céline Dion y Aerosmith? Aparentemente poco, pero lo cierto es que la canadiense declinó, no solo la canción que protagoniza la BSO de la película Armaggedon, sino también uno de los temas más icónicos de Steven Tyler y compañía, mundialmente aclamado además como una de las mejores baladas de rock de todos los tiempos.

Rock Your Body

Si bien es cierto que el Rey del Pop tiene nombre y apellidos compartidos por el mundo de la música, todo apunta a que podría haber sumado un éxito más a su célebre trayectoria. El agraciado fue en este caso Justin Timberlake, quien acabó haciendo suya la canción que Michael Jackson desechó por “no ser” lo suficientemente buena.

Aunque Sia, Adele y Rihanna tengan en común su personalidad arrolladora, sus estilos son tan característicos que cuesta imaginarse una canción de una en boca de la otra. Pues bien, “Alive” fue rechazada por Adele y Rihanna, lo cual acabó convirtiéndose afortunadamente en un éxito rotundo para la enigmática australiana.

¿Qué habría pasado si todas estas canciones hubieran acabado en manos de quienes las rechazaron inicialmente?

Quizá algunos artistas no lamenten estas decisiones o, sencillamente, nunca lo lleguen a reconocer de puertas para afuera.

Como reza aquella canción, si la música no se pierde, sino que se transforma, “Nada de esto fue un error...”

close